Consecuencias del Trabajo Infantil

 

Cuando hablamos de trabajo infantil nos referimos a cualquier  trabajo o actividad que prive a los niños y a las niñas de su infancia, o dicho de otra manera, a actividades perjudiciales para su salud física o mental, y que impidan su adecuado desarrollo, y es por eso que en Nicaragua está prohibido el trabajo infantil, aunque no siempre se cumple esta prohibición, sobre todo en las temporadas de corte de café, donde muchos niños y niñas, junto a su familia, se trasladan a fincas cafetaleras, donde son empleados como cortadores de café.

El Proyecto Derechos Ecológicos de niños y niñas realizó una encuesta para conocer cómo afecta a los niños este tipo de actividades y cuáles son las principales afectaciones, y encontraron lo siguiente:

  • Mayor agotamiento físico y mental.
  • Niños y niñas se ven obligados a recorrer largas distancias para acarrear agua y conseguir alimentos.
  • Hay mayor exposición a enfermedades.
  • Emplean mayor tiempo para “colaborar” en tareas domésticas disminuye el tiempo de recreación y estudios.
  • En algunos trabajos están Expuestos a riesgos por alto uso de pesticidas
  • El pago no es lo mismo para ellos comparado con los adultos, aunque la jornada sea igual.
  • Si se enferman no existe ningún seguro médico que les cubra
  • El dinero recibido por los niños y las niñas se entrega a la familia para cubrir los gastos de alimentación.

En consecuencia tenemos:

  • Son más vulnerables que los adultos porque sus cuerpos todavía están creciendo y no están formados completamente. Quienes laboran en las peores formas usualmente tienen una salud física deficiente porque el trabajo que ejercen los expone a múltiples riesgos enfermedades y accidentes.
  • Las niñas y los niños trabajadores frecuentemente laboran en actividades (…) peligrosas, degradantes y en aislamiento, impropias para esas edades. Muy a menudo son maltratados, abusados y abandonados por sus patrones [o adultos],
  • Las niñas y los niños vinculados a las peores formas de trabajo infantil no tienen la oportunidad de participar en actividades vitales para su formación, como jugar, ir a la escuela y socializar con otros niños y niñas. No adquieren el nivel básico de educación que se necesita para enfrentar la vida.
  • Hacia el futuro, el trabajo infantil se constituye en la perpetuación del ciclo de pobreza para los niños y niñas que se han visto compelidos a vincularse a él, por cuanto les impide el acceso a la educación y al conocimiento, y por tanto los somete, ya como adultos, a empleos con baja calificación y mal remunerados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *