El Centro Ceremonial “Las Tres Señoritas”

Según nos cuenta don Roque Gómez Ponce, anciano chorotega que habita cerca del lugar, originalmente el sitio era conocido como “Pueblo viejo” aunque él no sabe por qué, pues los vestigios del antiguo asentamiento de Totogalpa, no fueron conocidos sino hasta en el año 2012 cuando un grupo de exploradores del INPRHU –Somoto los descubrió durante una visita al centro ceremonial “Las tres señoritas” como parte del entrenamiento a los estudiantes que se preparaban como guías turísticos. 
El nombre de “Las tres señoritas” le viene de una anécdota en la que don Ramón Lovo, propietario de una hacienda cercana que había perdido tres vaquillas las encontró en ese lugar y dijo (Ve, donde estaban las tres señoritas).
El centro ceremonial está situado sobre unos farallones aparentemente inaccesibles que se levantan a partir del rio Coco y está formado por tres enormes piedras con formas muy curiosas, una de ellas es “la piedra del sapo” que realmente tiene la forma de un sapo gigantesco, la otra es la piedra del caballito ilustrada en el dibujo y los cuernos del diablo, que son dos rocas verticales terminadas en punta, hay en ese lugar una cueva en la que se dice habita el duende y a la que se le atribuye la presencia de fantasmas que ahuyentan a los que pasan por ahí y en la que, según se cuenta se escondía un peligroso bandido perseguido por las autoridades.

En la época precolombina, cuando los Chorotegas ocuparon el lugar, eran hostigados por otras tribus presentes en la zona, por esa razón decidieron asentarse en el sitio apropiado para que las aves hicieran su nido, posiblemente inspirados por la presencia de nidos de águila en los farallones. Desde este lugar, además de ser inaccesible, se puede ver claramente el curso del rio Coco y a los supuestos atacantes que navegaban a través de él, y el valle ahora llamado de san Luis, planicie aledaña al rio, desde donde podrían ser atacados por tierra. En el lugar se han encontrado vestigios de cerámica y utensilios de piedra, además de las fundaciones de piedra de las casas que conformaban el pueblo.

Ningún anciano recuerda ya las ceremonias realizadas en el lugar, pero los vestigios encontrados hacen que se le relacione con los altares precolombinos, haciendo notar que en la religión chorotega no se acostumbraban sacrificios de animales ni mucho menos humanos. En el centro ceremonial se daba gracias al Creador por los bienes recibidos, se bendecían las semillas y se pedía por medio de oraciones y ritos sagrados, por una buena cosecha, una caza que no ofendiera a la madre tierra y por la salud y bienestar de la comunidad.
Hoy en día el “Centro Ceremonial Las Tres Señoritas” es un destino turístico enmarcado dentro del “Geo parque Rio Coco” dentro del cual se encuentra el “Cañón de Somoto” y es un  gran atractivo para quienes gustan de trepar por farallones o buscar entre los vestigios arqueológicos, las raíces escondidas de nuestros orígenes ancestrales.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *